lunes, julio 10, 2006

No hay dicha completa

Una de las más grandes meretrices del fútbol moderno marca por la espalda a Thuram.

La misma pasión futbolera que hace unos días nos alegró con la victoria del Pasto hoy nos deja un mal sabor de boca: en un mundial que no destacó por su nivel técnico sale de campeón el exponente del juego más defensivo, el representante de la liga del fútbol más mafiosa, el equipo ayudado por los árbitros, el de los directivos más desvergonzados del mundo. Celebran los narcos del planeta...

P.D. La cajita de texto volvió, esperemos que el troll no la invada otra vez.

2 comentarios:

Nonita dijo...

Total!!! Igual todos sabemos que la justicia futbolítica no existe, y eso lo demuestra el diseño de los torneos. Italia nunca convención, pero mafiosamente ganó.

Ivan dijo...

Meretriz. Excelente definición.

Saludos.